“Un dulce cubano súper famoso”

tusabiasques.com

Existe en cuba, un dulce muy viejo, y famoso?

Sus sobrenombres, y su importancia histórica :)))

Pero antes de continuar te recuerdo, que si aún no estás siguiendo este blog, lo ya!!!, solo así podrás recibir las notificaciones cada ves que publique una nueva entrada.

No hay nada más cubano que un masareal (o masa real), también conocido como “mata hambre”, este dulce cubano fue durante mi infancia en la década de los 80, la merienda del colegio que usamos literalmente para tirárselo al niño de al lado. Es que en aquel entonces, las marquesitas. No era el dulce más popular que puedo decirles. Así que cuando tocaba masareal, ese día; al menos yo, no merendaba. Y ahora lo que son las cosas, una con nostalgia y ansia, echa de menos comer masareales.

La masa de este dulce es una especie de pasta brisa. De textura arenosa y seca. Va relleno de guayaba, una fruta muy tropical y mi fruta favorita, pero si no encontráis la guayaba en pasta, podéis usar membrillo. Estos no tienen nada que ver con aquellos que recuerdo, algo más secos y duros (con razón preferíamos tirárnoslo y jugar con ellos), la calidad de los ingredientes hace la diferencia. En mi versión de esta receta son más tiernos y se desbaratan en cuanto te lo pones en la boca. No lo he dicho yo, sino una tropa de invitados que tuve en casa que compartieron conmigo aquellos recuerdos en que los masareales más que devorarlos, volaban por nuestras cabezas o con peor suerte se estrellaban en la falda de la ‘seño’ que nos cuidaba.Ingredientes:)))

115g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente

– 208g de azúcar

– 2 huevos

– 290g de harina

– 6g de polvos de hornear

– 1 pizca de sal

– 1 cucharadita de extracto de vainilla

– 1 cucharada de agua

– Guayaba en pasta (tipo membrillo) o barra de guayabaPreparación:)))

– Precalentar el horno a 170ºC y preparar un molde cuadrado de 18×18 (están cantidades también permiten usar un molde cuadrado de 20×20). Engrasar y enharinar. Poner en el fondo papel vegetal.

– En un bol mezclar la mantequilla, el azúcar y los huevos

– En otro bol, mezclar la harina, los polvos de hornear y la sal.

– Unirlo todo, añadiendo la vainilla y la cucharada de agua. Combinar hasta que la masa sea homogénea. Obtendrá una pasta.

– Repartir la pasta en dos cantidades iguales. Cubrir el molde con una mitad, con ayuda de las yemas de los dedos untadas en aceite para evitar que se nos pegue.

– Poner encima la Guayaba. Tanto si es en pasta o barra, tipo membrillo cortar en rebanadas finas. Encima la otra mitad, repartiéndola de la misma forma que la primera.

– Poner a hornear de 30 a 35 minutos o hasta que al introducir un palillo en el centro, este salga limpio.

– Sacar del horno y dejar enfriar en el molde. Luego cortar en trozos cuadrados o rectangulares de igual tamaño.

Su historia no es otra que, haber sido el sustento de muchos cubanos, en tiempos pasados, y hasta la actualidad sigue siéndolo, excepto en los lugares en que sus ingredientes escasean.

Fue llamado por muchos, calzo de tren, y por otros calzo de ómnibus (guagua) por su textura dura, ya que se dificultó en los años noventa su fabricación, adoptada su receta por los caseros, quienes con sus versiones extraoficiales del mismo provocaron que cambiara su historia, de un dulce especial, a lo que es en la actualidad de los lugares donde aún se mantiene la tradición de los dulces caseros.

Pero que rico era con leche :)))

Mi biografía.

Conoce lo que sueño cada noche.

Mi biblioteca.

Entradas variadas.

Salud es vida.

El Caballero Negro.