“Dentro, o fuera de la frecuencia divina?”

Dedicado a todos aquellos que son, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios…

tusabiasques.com

Cuando estoy en la frecuencia divina, soy increíble, soy efectivo al 100%, no hay obstáculo que prevalezca delante de mi, no hay barreras, no hay otra cosa, que no sean excelentes resultados por la maravillosa conexión.

Pero antes de seguir te recuerdo, que si aún no estás siguiendo este blog, lo sigas ya!!!, solo así podrás recibir las notificaciones cada ves que publique una nueva entrada.

La frecuencia divina, es la red de comunicación directa con el padre más segura que existe, para prescindir de los servicios que ella ofrece, solo se necesita un seguro, fe.

Esta red, asegura toda la vida de las personas que a ella están subscritas, sus beneficios son incalculables, va desde la mejor seguridad social, privada, pública, en fin, de acuerdo al ministerio en que trabajes. Su servicios nunca están caídos, y la conexión es directamente con el gerente siempre.

La trasferencia de datos de esta red, es la más grande y de alta velocidad, a través de ella transitan la sanidad que llega rápidamente, y a gran escala cuando hago una oración poderosa, y cargada con mucha autoridad, hasta la liberación que tampoco puede faltar. Estos son resultados de una buena conexión, pero lo siempre obtengo esta respuesta, la causa, cuando me alejo de la red, corro el riesgo de estar fuera de la frecuencia divina.

Cuando estoy fuera de la frecuencia divina, nada soy, nada parece tener sentido cuando por razones de otras frecuencias me desconecto de la que realmente asegura toda mi vida.

Es interesante ver como crecen muchas cosas en ese tiempo, los problemas son los primeros que toman un tamaño gigantesco delante de mi.

Cuando estoy fuera de la frecuencia divina, la vida se me reduce a derrotas, la vida se me reduce a errores, la vida se me resume a todo aquello lo cual puedo aborrecer fácilmente cuando estoy conectado, la vida se me resume a pecado, la vida se me reduce a cosas temporales, a vanidades, la vida se me reduce a nada.

La tolerancia desaparece de mi ser, y aflora la ira, la incredulidad, la paciencia parece nunca haber existido en mi. Pienso solamente es satisfacer el monstruo que se forma en mi carne, el cual pretende devorarme, alejarme de la conexión, sacarme afuera de la frecuencia divina, por que él sabe que si estoy cerca, él es débil. Cuando estoy fuera de la frecuencia divina, no recuerdo mis sueños, soy perturbado espiritualmente, lo más mínimo me preocupa, lo más insignificante me da miedo, soy reducido a un bocado de pan cuando estoy sin conexión, sin ese servicio gratuito que me da vida. Cuando estoy fuera, mi yo, no es mi yo, soy otro en mi, es mi carnal naturaleza, soy mi peor enemigo, peleo cada día contra mi, en mi cabeza he tenido la batallas más duras y crueles de mi historia, de mi gran historia. Cuando estoy fuera de la frecuencia divina me siento frío, es cuando más puedo ver el enemigo como se esconde mi, pero puedo ver que esta ahí, y se esconde por que él sabe que puedo verlo…cuando estoy fuera de la frecuencia divina no puedo nada, no soy feliz.

En cambio cuando regreso a la fuente de mi energía, cuando decido conectarme nuevamente, cuando recobro las fuerzas para poder trasmitir y alcanzar la señal que siempre estuvo cerca de mi, La cual no podía por mi estado sentir, entonces vuelvo a vivir, entonces vuelvo a ser yo, entonces muero externamente pasa fortalecerme en el interior, pelear y vencer, clamar, y sentir, morir a mi, para vivir de nuevo en mi.

Cuando estoy en la frecuencia divina, veo a mi peor enemigo cómo huye de mi, me enfoco en la meta, viví seguro, y sobre todo gozoso, y feliz.

Si tú deseas esa conexión, quiero decirte que ese teléfono nunca está fuera de servicio, y la línea es directamente con el gerente, Jesús.

Jeremías 33:3, llama ya!!! El dijo; clama a mi que yo te responderé, y te enseña cosas grandes y ocultas que tú no conoces.

La historia de Dios en mi…

Mi biografía.

Mi biblioteca.

Conoce lo que sueño cada día.

La pareja.

El Caballero Negro.

2 comentarios sobre ““Dentro, o fuera de la frecuencia divina?”

Los comentarios están cerrados.