“Bosque de La Habana”

tusabiasques.com

Durante años el contorno recibió a miles de personas; sin embargo, poco a poco el bosque dejó de ser de interés para los gobernantes y el parque perdió su esplendor inicial. Numerosas industrias se levantaron cerca del Almendares, lo cual intoxicó sus aguas y afectó seriamente su cuenca.

Pero antes de seguir te recuerdo que si aún no estás suscrito al blog, te suscribas ya!!!, solo así podrás recibir las notificaciones cada ves que publique una nueva entrada.

En 1989 inició un proceso de saneamiento ambiental, encaminado a salvaguardar el Almendares y el bosque que le rodea, con la participación de los pobladores más cercanos. Oficialmente el área pasó a denominarse parque metropolitano de La Habana realzando su valor como sitio idóneo para la recreación sana.El el bosque de la Habana es vida. Resulta maravilloso observar de primera mano las formas que adquieren las tupidas plantas trepadoras entre los arbustos y las caprichosas lianas que cuelgan de lo más elevado de árboles portentosos. Llegan a ser tan tupidas como barbas que, en ocasiones, pareciera que se forman pequeños mogotes.Framboyanes, algarrobos de olor, laureles, jagüeyes y hasta algunas palmas reales son ejemplares de la flora cubana que forman parte de esta diminuta selva tropical, en un paisaje decorado con amapolas, helechos, campanillas, violetas, entre otras especies.La biodiversidad biológica también se deja admirar. Garzas y pelícanos sobrevuelan el área que bordea al río; mientras zunzunes, carpinteros y otras variedades de aves surcan el cielo entre deliciosos trinos. Diminutas ardillas traviesas trepan ágilmente por los troncos, en tanto lentas tortugas, ágiles ranas, camaleónicos lagartos e inofensivas culebras se suman a la gran fiesta de la existencia a la que invita el bosque habanero.

Disfrútalo, y compártelo, y suscríbete.

Entradas variadas.

Mi biografía.

Mi biblioteca.

Conoce que sueño cada noche.

El Caballero Negro.