“El poder del deseo”

tusabiasques.com

Estimados lectores, seguramente has escuchado la frase, soñar no cuesta nada, déjame decirte que hay mucha gente que repite estas palabras, pero que realmente no tienen ni la menor idea de la magnitud de las mismas. Soy de las pocas personas que piensa que los sueños se hacen realidad, soy de las pocas personas que quedan, que cree que realmente soñar es algo bueno, soy de las pocas personas que aún existe sobre esta tierra que se sostiene la idea que cuando se desea algo, ese algo suele llegar.

Es de mi conocimiento que existe un libro llamado el secreto, y aunque no lo leído, e escuchado mucho acerca del, y de las cosas que trata, tal ves parecidas a las que estoy tratando yo ahora.

Realmente no conozco nada acerca de lo que él secreto explica, pero lo que aquí expondré aquí está basado solamente en una cosa, mi experiencia. Así que estimado lector hoy estaré compartiendo contigo las cosas qué un día la vida me dió después de haberlas soñado, y deseado tener.

Pero antes te recuerdo que no olvides seguir este blog, solo debes dejar tu correo electrónico donde dice seguir.

Nunca me he considerado un ser sobrenatural, Super especial, o algo fuera de lo normal, mas bien soy una persona sencilla, común y corriente que como muchas otras personas también ha tenido sueños, y deseos muy dentro del corazón los cuales quise que un día se hiciesen realidad mi vida.

Cuando era pequeño vivía soñando, y fui un niño muy feliz, y esto lo relaciono con la infancia que tuve, a pesar de tener muchas carencias, la sociabilidad entre amigos, las buenas compañías, los muchos juegos, las experiencias vividas en la infancia, el lugar donde nací hicieron de mí, un niño feliz.

Los niños suelen ser seres que anhelan muchas cosas, y yo como niño al fin, también tenía muchos anhelos, pero mis deseos no eran tan de niños. Recuerdo que pasaba horas caminando a la orilla del mar, pues nací cerca del el, y cuando caminaba pensaba en muchas cosas, y deseaba también otras muchas. Es interesante ver que todos esos deseos se cumplieron, y eso precisamente es lo que hace mi vida interesante. Todo lo que hoy día se hacer, todo lo que aprendí, todo lo que vivido, la religiones que practiqué, la fe que practico fueron deseos que en algún momento de mi vida tuve. Y esto no solo me ha pasado en el ámbito de las cosas antes mencionadas, también se han cumplido mis deseos en el ámbito de lo material. A lo largo de toda mi vida todas aquellas cosas materiales que he deseado se han ido cumpliendo una tras otra, es interesante ver que ese cumplimiento hasta ahora nunca se ha interrumpido, pero ha dependido de un factor muy importante también en la vida, el factor tiempo.

Pienso que el poder del deseo es algo extremadamente grande, pero cuando menciona la palabra poder, no hago referencia a el poder de Dios, o a un poder como este, si no al significado de la palabra poder Humanamente hablando, poder hacer, poder tener, a esto hago referencia, no estoy hablando de poder divino, no estoy hablando de poder sobre natural. Pienso que el deseo suele cumplirse en la vida de las personas como mismo se desea, pienso e incluso que las personas que desean cosas negativas para otras, también esto a de cumplirse, y no es que exista un poder en ellas, sino puro deseo, al menos eso pienso.

Las cosas que deseado, y que prontamente recibí son aquellas que siempre estuvieron cerca de mí, al alcance de mi mano, pero aquellas que han estado un poco más lejos m, independientemente de haber interferido el factor tiempo, también las he recibido. Cuando tenía 17 años en el servicio militar me di cuenta de mi capacidad. Allí estudiábamos cada día, y pude entender cuan inteligentes era, entonces recordé que por no tener una instrucción paternal, maternal, y por otros otros motivos, o factores, no estudia en la universidad, pero en ese preciso instante tuve un deseo muy profundo de cursar estudios en una universidad, hoy día ese sueño es una realidad, y es interesante ver que independientemente de que también mi deseo fue conocer otros países, hoy día estudio en una universidad fuera de mi país.

Una vez un gran amigo y hermano me dijo que si quería pedirle algo a Dios, que no le pidiera pescado si yo quería realmente comer carne, y yo comprendí rápidamente su idea, porque yo siempre fui la persona cuyos deseos tenían una identidad propia. Como explicarles, yo siempre supe lo que yo deseaba, como lo deseaba, como debía ser eso que yo deseaba, y exactamente así yo he recibido lo que yo he deseado. Los conocimientos que tengo, mi esposa, las actividades que hago, la pasión por la cual me desempeño lo que realmente amo, todo eso ha sido deseos claros, han ha sido el cumplimiento de aquellas cosas que quise, y que estuvieron bien estructuradas en mi mente y en mi corazón.

A modo de conclusión quiero decirte que no es una creencia para creer en el deseo, al menos para mí, pero si algo deseo decirte; No dejes de soñar, no dejes de querer, pero todo aquello que realmente desees procura que sea bueno, y deséalo bien dentro de ti, con todo tu corazón, y continúa viviendo tu vida normal. No vivas solamente pendiente del deseo, vive cada día como lo que es cada día, un regalo, pero en ese día en esas 12 horas en las que estamos activos independientemente de tu trabajo, de tus actividades, de la atención a la familia, dedica el tiempo aquello que realmente consideras que es importante en tu vida también, dedica un tiempo a soñar por aquello que deseas. No estoy seguro de cómo funciona, pero pienso que cuando lo hacemos, como que eso que deseamos se acerca un poco más a nuestra vida.

Mi biografía.

Mi biblioteca.

La mujer.

Salud es vida.

El Caballero Negro.

Un comentario sobre ““El poder del deseo”

Los comentarios están cerrados.