“Mi proceso de paternidad”

Han sido muchos los años en los cuales he estado observando el orden de los tiempos de esta interesante vida, y siempre me ha llamado la atención, la necesidad absoluta de aprender de las experiencias de otros.
Así ha sido para mi, siempre poniendo mi barba en remojo a ver la de mi vecino ardiendo. Desde muy pequeño he visto cómo las mujeres cargan a sus niños, como los alimentan, e incluso admiro la manera en que muchas madres caninan con sus pequeños, de la misma forma muchos también me desagradan pero, la idea que deseo trasmitirles es que siempre he vivido muy pendiente a todo, y a todos.
En mi país es muy común ver madres dandole pecho a sus hijos mientras disfrutan de la una sombra, o en el portal de la casa, hasta en un ómnibus, y aún de esas cosas también aprendía, sobre todo las cosas que no me gustaban.
También he escuchado muchas cosas, pues desde pequeño he sido muy atento a la escucha, y esas cosas me han permitido hoy día acumular un sin número de experiencias, e incluso de tomar muy buenas desiciones,(ya sabes lo importante que es tener una referencia), y así ha sido.
Pero, ¿Como me ha ayudado todo esto en mi proceso paternal?
Justamente de ello quiero hablarte. Formar una familia depende de un grupo de factores muy importantes, los cuales en mi caso fueron tenidos en cuenta antes de llegar aquí.
¿Como ha sido el proceso del primer tiempo?
Excelente es la repuesta.
Cuando tuve por primera ves a mi pequeña en los brazos ella estaba dando la nota más alta del pentagrama musical, jajajajajajajaj!!!lloraba con más fuerza que cualquier otro niño que jamas yo halla escuchado. Rápidamente tuve una gran visión mental, o sea ese tipo de sucesos que nos pasan por la mente de manera inexplicable, y fue en ese momento que le había pasado a mi familia cuando yo era apenas un bebé.
Existe algo que yo denomino; el llanto del niño, y la realidad es que suele ser muy edificante, como destructivo, eso dependiendo de las personas. Casi todas las personas están listas físicamente para tener hijos, pero emocional, y psicológicamente muy pocos, y mi familia de hecho no lo estaba.
Mi padre tenía treinta tres años cuando se casó con mi madre, y mi madre dieciocho, ¡¡imaginen el resto de la historia!!. Papá ya tenía un historial de hijos que nuca había criado, e incluso reconocido, pero ¿como mamá se metió ahí?, la Juventud no siempre es un divino tesoro, al menos cuando se trata de tomar desiciones.
La historia corta, dos años duró el matrimonio, seis meses después de yo haber nacido, todo se termino.
Todo esto pude verlo en ese mismo instante en que mi princesa por primera ves estaba en mis brazos, y fue precisamente ese momento, y esa visión la que me dio todo lo que necesitaba para llegar a ser el padre que siempre quise ser, que soy, e incluso que seré…

Madres que alimentan a sus hijos en la calle.
Mamá, papá, mi amada abuela, y el Roble de mi tío.

Continuará.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s