“Las promesas De Dios son eternas”


Cuantos de nosotros hemos escuchado promesas de Dios a través de Su palabra. Ellas nos animan en cada una de nuestras dificultades y nos dan palabras de aliento para seguir adelante. Sin embargo, muchas veces nos desanimamos cuando pensamos que no se van a cumplir, mucho más ahora que la desesperación por la demora y destrucción de ésta pandemia COVID-19 nos está preocupando.
Le contaba a una hermana en la fe, que llevo muchos años agarrándome de una promesa de Dios por año, he orado cada día agarrado de esa promesa, y Dios siempre la ha cumplido en mi vida, mi familia y (o) la iglesia, siempre en su tiempo.
Aprendí que las promesas de Dios son para siempre, pero… ¿Cuál debe ser nuestra reacción ante ellas?
1ro. Tenemos que creerle a Dios esa promesa.
Hebreos 11:6 dice: Pero sin fe es imposible agradar a Dios…
2do. Tenemos que esperar en Dios el cumplimiento de esa promesa.
La Biblia dice en Salmos 40:1 Pacientemente esperé a Jehová,
Y se inclinó a mí, y oyó mi clamor.
3ro. Debemos estar listos, no para lo que pedimos, si no para lo que Dios nos quiere dar.
Romanos 8:26 dice: Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.
4to. Debemos preguntarnos: ¿Realmente estamos dependiendo de Dios?
Dios dice en Su palabra: Salmos 55:22 Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentará;
No dejará para siempre caído al justo.
Sabemos que estamos pasando momentos difíciles, pero es hora de que hoy nos decidamos a: Creer, esperar, confiar y depender de Él.
Ahora es el tiempo, no pierdas la oportunidad…
Recuerda: LAS PROMESAS DE DIOS SON PARA SIEMPRE.
Dios les bendiga abundantemente.