“Un nuevo cimiento”

UN NUEVO CIMIENTO.
Casi todos hemos oído hablar sobre la segunda guerra mundial, cuando Estados Unidos lanzó la bomba nuclear sobre las ciudades japonesas: Hiroshima y Nagasaki. Lamentablemente hubo muertes y las calles quedaron en ruinas. Sin embargo fueron restauradas y hoy Japón puede presumir de ser una de las potencias más importante del mundo.
Apocalipsis 21:5 Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas.
¿Te das cuenta de lo bueno que es Dios?
Cuando veo todo lo que está pasando en el mundo hoy, no solo con la COVID-19, sino con otras cosas que han pasado y pasarán, me doy cuenta que Dios quiere quitar las ruinas y poner un nuevo cimiento. El cimiento es la parte que está debajo de la edificación que no se logra ver, pero que determina qué tan firme es la construcción.
Dios quiere poner un nuevo cimiento en su iglesia y en el mundo, al menos así lo veo, es como un nuevo destino, una nueva identidad, un nuevo propósito, un nuevo primer amor… Para ésto, el Señor necesita como arquitecto, escarbar profundo y quitar lo antiguo que no soportaba el edificio. Tomará su tiempo, pero edificará su iglesia sobre la roca más firme: JESUCRISTO.
En estos tiempos, y en otros momentos que vendrán, tenemos que pedirle al Señor que restaure los corazones y ponga su cimiento. Dios ama tanto a éste mundo, y a su iglesia que quiere revelarles que hay que cambiar el antiguo cimiento que no soportaba al edificio.
Isaías 54:11 Pobrecita, fatigada con tempestad, sin consuelo; he aquí que yo cimentaré tus piedras sobre carbunclo, y sobre zafiros te fundaré.
FIRMES Y ADELANTE, DIOS LES BENDIGA.