“Las pequeñas cosas”

“LAS PEQUEÑAS COSAS”
He oído decir a mi esposa: “En la casa nunca se acaba”… y es verdad, siempre hay pequeñas cosas que hay que estar haciendo para mantener un funcionamiento. Para nosotros los cubanos nos es difícil, siempre hay algo que hacer, un día se te rompe una cosa, otro la otra, luego pintar, una tubería, en fin, no se termina nunca y las cosas son escasas. Así también sucede con los carros y con todo lo que uno usa cotidianamente, hay que darle mantenimiento para que su funcionamiento sea eficiente.
En éste tiempo de cuarentena producto de la COVID-19 me he puesto a pensar en nuestra vida como creyentes, cuando nos congregamos es como ese mantenimiento que le damos a nuestra vida espiritual, pero ahora que no nos congregamos ese mantenimiento hay que darlo en la casa, a solas con Dios.
Yo sé que ningún ser humano tiene en el cuerpo repuestos para cambiar, pero sí hay actitudes que debemos erradicar inmediatamente.
Cantares 2:15
Casadnos las zorras, las zorras pequeñas que arruinan la viña…
Los grandes fracasos nacen de las pequeñas cosas que descuidamos, de esas pequeñas zorras que van carcomiendo los cimientos de la vida, hasta que en un momento inesperado todo se derrumba.
Pongamos atención a esas pequeñeces que hemos descuidado en el tiempo de la Pandemia, vamos a darle el mantenimiento adecuado alimentando nuestro espíritu con la Palabra de Dios, a nuestra alma con oración y a nuestro cuerpo con obediencia. Evitemos que nuestra vida sea un montón de escombros.
Dios les bendiga abundantemente