“Es tiempo de hacer limpieza”

ES TIEMPO DE HACER LIMPIEZA.
Hace días vengo meditando acerca de estos tiempos de Pandemia que estamos pasando donde no nos ha quedado más remedio que encerrarnos la mayor parte de ese tiempo. Pero, veo a mi esposa como ha aprovechado para hacer limpiezas, botando cosas que ya no usamos, buscando en aquellas gavetas donde hace rato no se saca nada, para limpiar o acabar con lo que no está usándose… En fin, haciendo una buena limpieza.
La Biblia nos dice en Isaías 55:7
Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.
Y por otra parte en 1º de Tesalonicenses 5:23
Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.
Pero, mantener limpia nuestras vidas no es tan fácil, y mucho menos con nuestras fuerzas. ¿Cuántas veces hemos dicho: Hoy voy a comenzar a dejar tal hábito, y al poco tiempo volvemos a lo mismo?
Desear mantener limpia nuestra mente no se trata de querer o de autodisciplina, ni mucho menos de sacrificios o autocastigos.
Para mantener limpias nuestras vidas primeramente debemos reconocer que nosotros no podemos solos. Nuestras fuerzas no son suficientes para mantenernos firmes ante las tentaciones o los malos hábitos que hemos adquirido con el tiempo.
Entonces… ¿Cómo hacemos para limpiar nuestras vidas? Solamente a través de Jesús podemos, Él entregó su sangre poderosa para limpiarnos de todo mal.
Dice la Palabra de Dios en Hebreos 9:14 ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?
No perdamos más tiempo usando remedios que no han podido solucionar nada, no luches más con tus fuerzas porque nunca lo lograrás. Busquemos al que solucionar todo desde su raíz: JESÚS.
Mateo 5:8 dice:
Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.
En otras palabras: Con mi corazón sucio nunca veré a Dios.
Aprovecha el tiempo de cuarentena, es tiempo de hacer limpieza.
Díos les bendiga abundantemente.