“Sueños, y propósitos de la mano De Dios”.


Las personas tenemos metas, sueños, anhelos y propósitos para nuestro futuro y también hay muchas otras que no los tienen porque no saben que es lo que quieren hacer o ser.
El ser humano suele planificar el día de mañana. En Santiago 4:13-15 dice:
¡Vamos ahora! Los que decís: hoy y mañana iremos a tal ciudad y estaremos haya un año y traficaremos y ganaremos; cuando no sabéis lo que será mañana. Porque ¿que es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo y luego se desvanece. En lugar de lo cual deberías decir: Si el Señor quiere viviremos y haremos esto o aquello…
Vamos a hacer una pregunta importante para todos nosotros:
¿Lo que yo quiero… es lo quiere Dios para mí?
Como ya veníamos diciendo estamos acostumbrados a planear nuestro día antes de que éste llegue, y muchas veces nos olvidamos de que Dios tiene los planes para cada día de nuestra vida.
Dios tiene para cada uno un propósito, Él es el único que sabe que es lo que estamos necesitando ¡entonces!:
¿Por qué no ir por aquello que Dios tiene y quiere individualmente para mi vida?
¿Sabés a lo que Dios te llamo?
Muchas veces no nos gusta, no aceptamos lo que el Creador tiene para nuestras vidas, pero podemos estar seguros de que Él tiene lo mejor para nosotros.
Podemos leer un precioso versículo que esta en Proverbios 16:9 que dice:
El corazón del Hombre piensa su camino; mas Jehová endereza sus pasos…
En este versículo Dios nos muestra que Él está para enderezar nuestras vidas.
MATEO 26:39 dice: (Palabras del Señor Jesús)
Yendo un poco adelante, se postro sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío si ES POSIBLE PASE DE MI ESTA COPA; pero no se haga como yo quiero, SINO COMO TÚ.
A veces nos pasa que anhelamos hacer la voluntad de Dios pero sutilmente nos desviamos de Sus propósitos para nuestras vidas.
Tenemos que sintonizarnos con el Corazón de Dios y escuchar la voluntad del Creador, Él quiere que alcancemos sueños grandes…
¿Tienes sueños?, ¿Tienes propósitos en tu vida?, ¿A dónde quieres llegar? ¡Dios te ha dado sueños y propósitos para que llegues muy lejos!
Anhelemos los propósitos de Dios para nuestras vidas, pues eso es para lo que hemos sido creados y sin duda, no solo será una bendición para nosotros, sino para muchísimas personas más.
Dios les bendiga abundantemente.