“UNO EN CRISTO”


Las personas en el mundo están constantemente expuestas a metas de distinta índole, ya sea impuestas desde lo personal o impuestas desde el exterior a la persona.
Filipenses 2:15 dice:
Para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo…
Dios nos llama a vivir una vida distinta a la que el mundo plantea. Tenemos que comprender cual es el diseño de vida para todos los que han de creer.
Esto se aplica a cada área de mi vida, yo no puedo pretender que Dios me bendiga cuando yo estoy intentando aplicar Sus reglas con las alternativas que propone el mundo (por ejemplo creer para ganar la lotería) y que no están conforme a la Palabra de Dios.
Así también debemos buscar la unidad entre los hermanos, porque esto genera bendición. De ninguna manera deberíamos esperar bendición de Dios, sabiendo que tengo algo contra un hermano y no estoy manifestando la unidad en Cristo. La unidad me lleva a la bendición.
Juan 17:21 dice el Señor:
Para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que Tú me enviaste…
La Palabra de Dios nos muestra que estamos todos ligados espiritualmente a través de Cristo, y que la Palabra de Dios nos llama a ser uno y vivir en unidad.
Salmo 133.1 nos enseña:
¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es
Habitar los hermanos juntos en armonía!
La división es obra de la carne y evidencia de la poca espiritualidad. Confunde y lastima los corazones. Seamos uno. Cristo ideó la iglesia en unidad para facilitar el crecimiento de todo creyente.
Ahora que comenzamos en Cuba a reunirnos como iglesia luego de éste confinamiento producto de la COVID 19, pensemos en ser UNO EN CRISTO.
Dios les bendiga abundantemente.