“La pandemia, y el desánimo”

LA PANDEMIA Y EL DESÁNIMO.
Hay momentos en que nos sentimos cansados de todo, no tenemos fuerzas, hasta se nos quita las ganas de seguir luchando, y este encierro producto de la Pandemia nos hace pensar: ¡Ya no sé qué hacer, no tengon ganas de nada!… Cuando ésto pasa, hemos caído en una especie de enfermedad que se llama: DESÁNIMO. Y ésta enfermedad, como le he llamado, no es nada nueva, algunos hombres de Dios la pasaron, por ejemplo Job llegó a decir:
Job 3:11 ¿Por qué no morí yo en la matriz,
O expiré al salir del vientre?…
Muchas personas en éste mundo llegan al suicidio por esa enfermedad que se llama DESÁNIMO.
Pero…¿Cuál es la cura para este sentimiento que nos causa pensar que ya no vale la pena nada?
Cuando pensemos que ya no hay nada que hacer, escuchemos esa voz de Dios que nos dice:
No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.(Isaías 41:10)
Y yo veo ésta respuesta como que Jesús siempre(no algunas veces) me tiene agarrado con su mano derecha de fuerza y poder.
Sí ya sientes que no tienes fuerzas producto de lo que estás pasando en éste tiempo de Pandemia u otras circunstancias, mira lo que dice Dios:
Isaías 40:29 Él(Dios) da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas.
Isaías 40:31 pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.
Entonces, ¿Por qué vamos a enfermarnos con esa enfermedad llamada DESÁNIMO producto de lo que estamos pasando?
Termino recordando algo que dijo el salmista en un momento en el que el desánimo quería quitarle las fuerzas:
Salmos 43:5 ¿Por qué te abates, oh alma mía,
Y por qué te turbas dentro de mí?
Espera en Dios; porque aún he de alabarle,
Salvación mía y Dios mío…
“No te desanimes, siempre hay esperanza en Dios”
Dios les bendiga abundantemente.