“La primera salida”

tusabiasques.com

La primera salida.

A día siguiente no pudimos encontrarnos ya que mis días laborales eran constantes, pero yo estaba feliz, pues por dicho trabajo mi economía era muy buena.

Siempre mantuvimos contacto telefónico, la llamadas eran caras, pero yo llamaba, sentía que era imperante. Al día tercero de habernos conocido nos encontramos nuevamente, pero esta ves en el hotel Ambos Mundos, recuerdo que al llegar no entre, sino que me dirigí a una florería al doblar, compre dos flores, y de regreso le pedí que cerrara sus ojos, ella lo hizo, así que entre como todo un Caballero Negro, puse la rosa en sus manos, después a su amiga, y luego la volví a besar.

Allí bebimos café, hablamos, y coordinamos una salida, así que las invité al hotel Havana Libre, en el último piso se da un espectáculos cada sábado, música en vivo, y a las doce de la noche abren el techo, pero yo quería disfrutar en la pista de baile, en un lugar diferente, con mi novia.

En el Havana Libre

Ahí estaba yo, muy puntual en lobby del lugar, disfrutando de la buena misica de un cuarteto de músicos amigos, los cuales visitaba con frecuencia. Esa noche ellos me veían ansioso y me preguntaron si espera a alguien, y resulto de que al responderles venia entrando la mujer más guapa del mundo…

El lugar de detuvo, y todos miraron la belleza de mujer que se acercaba de costado, tuve que decir; hey ella es mi mujer, ah !! respondieron no sabíamos, tú eres afortunado, no te me vuelvas loco!!, me dijo uno de ellos.

Subimos al último piso. El ambiente era súper, primero de octubre, era su cumple yo no lo sabía, la noche fue súper. Bailamos, sudamos, disfrútalos, nos besamos, en fin todo fue un eterno disfrute, su amiga en la mesa bebía, mientras nosotros nos adueñábamos de la noche. Así que cuando todo estaba en su punto más alto de energía nocturna, le pregunté si quería ir venir conmigo esa noche, yo planeaba caminar por el Malecón de mi Habana, su repuesta fue un no, con una expresión de negatividad en su hermoso rostro, le dije sonriendo, súper!!, sigamos bailando, y yo pensé, me gusta su respuesta!, me gusta esta hembra.

Después de haberme inspirado mucha confianza esa noche, llegue a la conclusión en ese instante, que debía ir visitarla en su país urgentemente, y que está mujer yo no la podía perder.

Continuación, La despedida.

Algo de lo que hago.

Cuba.

La interesante Rusia.

Entradas variadas.

El Caballero Negro.