“Mi caída”

tusabiasques.com

Y como lo pueden ver en la anterior entrada; “Mi conversión”. Mi vida en Cristo fue excelente.

Pero antes de seguir te recuerdo que si aún no estás siguiendo el blog lo sigas ya!!!, solo así podrás recibir las notificaciones cada ves que publique una nueva entrada.

Viví de toda clase experiencias, pero si algo marcó mi vida para bien, y es algo que no podré olvidar nunca, es el inmensurable amor de Dios, su fidelidad, y su soberanía…

Como dije antes, siempre he sido un hombre muy afortunado, sé que la causa está en el, pues aún lo que ha llegado después él lo ha encaminado para bien, y esto es precisamente lo que deseo resaltar de esta mi historia.

Cuando termine el servicio militar, después de 2 años, y 11 días, tuve la oportunidad de trabajar en la unidad donde pase dicho tiempo, pero renuncié, mis planes se habían enfocados en trabajar para la obra del Señor, y así fue. Ya estaba bautizado desde hacía un año, estando activo me fugaba, y asistía a los cultos en la iglesia, aveces llegaba vestido de militar, me sentía muy bien en ese entonces, y esto sin dudas era gracias a él, pues no veía otra cosa que a Jesús. Cuando alguien que es militar, o tiene malas intenciones y llega a una congregación Cristiana, rápidamente la alarme de los que están bien conectados con Dios se activa, y se comienza a sospechar de dicha persona, pero en mi caso, a pesar de estar vestido de militar, no fue así, al menos nunca lo percibí.

Recuerdo que comenzó a disciplinarme un gran hernano Jesé Luis, gran hombre De Dios, buen líder, buen amigo, y aún no había terminado mi discípulo, mi tiempo era escaso, y llegue una mañana de pase, y me enteré que había Bautismo, así que fui, y sin estar listo desde el punto de vista de las ropas y demás, me bauticé, en pantalón, y sin camisa, como dije no estaba preparado, el coro que se cantó fue, Quien, Quien como Jehova ?… maravillosa experiencia, cuando el Pastor Israel Martin me pregunto si había creído en Jesús como lo único salvador personal, eso fue algo inolvidable para mi.

Continuación.

Cuba.

Un Cubano en Rusia