“No the olvides de confiar en Dios”

NO TE OLVIDES DE CONFIAR EN DIOS.
Sentimientos de soledad acompañado de melancolía son los que seguramente gobiernan nuestras vidas al paso de ésta situación de la COVID-19 en el mundo.
Cuando vemos la magnitud de los problemas, tal vez sentimos que Dios se ha olvidado de nosotros y hasta a veces quisiéramos que Dios actúe instantáneamente en eso que está robando nuestra paz.
Pero es en los momentos más difíciles de nuestras vidas cuando debemos activar nuestra fe. La única manera de salir de una forma satisfactoria de ésta situación es uniéndonos todos juntos en oración, porque cuando el pueblo de Dios ora, sucederán cosas maravillosas. Hay que seguir creyendo en su intervención divina, porque si de alguna cosa debemos estar seguros es que Dios no ha perdido detalle alguno de lo que a nuestro alrededor está ocurriendo.
Hoy quiero invitarlos en medio de todo sentimiento negativo a que puedas volver tu mirada al Señor, a que no dirijas tu mirada solamente a la situación que estamos viviendo, sino poner la vista en Dios, el único que siempre ha estado a nuestro lado.
Vamos a salir de ésta situación mundial, como hemos salido de muchas otras, pero el pueblo de Dios tiene que unirse en oración, y esperar la intervención divina de Dios, porque Él tiene la última palabra.
¡Dios no se ha olvidado de nosotros, no nos olvidemos nosotros de confiar en Él!
Salmos 56:3-4
En el día que temo, Yo en ti confío.
En Dios alabaré su palabra;
En Dios he confiado; no temeré;
¿Qué puede hacerme el hombre?…
Dios les bendiga abundantemente

“El propósito De Dios”

EL PROPÓSITO DE DIOS.
Muchas personas piensan que el sufrimiento o las dificultades que pasamos en nuestra vida son síntomas de que estamos en pecado. Ésto puede ser una de las causas, pero no siempre es así. En algunos casos es porque Dios desea llevarnos a un nivel superior de su propósito y para ello quiere que nuestros corazones estén preparados.
Dios quiere moldear nuestras vidas, para que en medio de la tormenta nuestra confianza dependa de Él y no de lo que vemos o vivimos; Dios quiere que tengamos una relación con Él para que escuchemos sus instrucciones.
El Señor está hablando a nuestros corazones y nos pregunta si estamos dispuestos a pasar por su proceso divino. Cada uno de los discípulos tuvo que enfrentar el trato de Jesús, en ocasiones les dijo que eran hombres de poca fe, sin embargo la mayoría siguió adelante y fueron apóstoles de impacto en la iglesia primitiva.
Sea cual sea la situación que estamos pasando producto de la Pandemia o de otras circunstancias que se nos han presentado, sigue adelante y cobra fuerzas en el Señor, no permitas que la desilusión o desánimo invadan tu vida, sino persiste en la voluntad de Dios.
El profeta Habacuc entiende que a pesar de todo lo que le ocurra, se alegrará en Jehová. Miren lo que dice éste pasaje:
Habacuc 3:17-19
Aunque la higuera no florezca,
Ni en las vides haya frutos,
Aunque falte el producto del olivo,
Y los labrados
no den mantenimiento,
Y las ovejas sean quitadas de la majada,
Y no haya vacas en los corrales;
Con todo, yo me alegraré en Jehová,
Y me gozaré en el Dios de mi salvación.
Jehová el Señor es mi fortaleza,
El cual hace mis pies como de ciervas,
Y en mis alturas me hace andar.
No dejen que las situaciones les desanimen, Dios quiere cumplir su propósito en cada uno de nosotros.
Dios les bendiga abundantemente.

“¿Donde está Dios?”

¿DONDE ESTÁ DIOS?
Muchas personas dice: Si en verdad eres un Dios amoroso que está con nosotros, entonces ¿Por qué no estás ahora cuando tenemos ésta pandemia? ¿Por qué no estabas cuando nos sucedió tan horrible suceso? ¿Por qué no estabas para ayudarme a escoger mi pareja, o mis amigos o cuando fui a escoger un trabajo, o cuando se suicidó esa persona, o cuando murió la otra? ¿Por qué …?
Constantemente estamos echándole la culpa de nuestros errores a Dios. Sí el mundo ha fallado, es porque Dios no le ayudó; si nosotros fallamos, es porque Dios no me dió las suficientes fuerzas; si me equivoqué en algo, es porque Dios no me escucha y tuve que decidir por mi cuenta…
Si vivimos de ésta manera, viviremos en una mentira toda la vida; porque Dios nunca será responsable de nuestros actos y decisiones, si no le tomamos en cuenta. Si sabemos que somos débiles en alguna cosa ¿Por qué nos estamos acercando a ella o dejándonos provocar por ella? Y si tomaste una decisión de antemano, ¿Por qué no contaste con la voluntad de Dios primero?
A veces caemos en errores, creemos que somos muy fuertes y capaces y que podemos con cualquier asunto. Es como: Yo puedo hacerlo, yo tengo la inteligencia y habilidad… Pero cuando nos damos cuenta lo hemos perdido todo, y en ocasiones hasta la salud y la vida.
La Biblia dice:
Gálatas 6:7 No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.
¿Te gustaría tomar buenas decisiones y tener una vida de éxito?
Entonces, antes de tomar una decisión, preséntate ante Dios y ponle en sus manos tus proyectos y deseos. Él sabrá cómo hacer contigo y te dirá cómo y cuándo hacerlo.
Sólo tenemos que hacer silencio para escuchar la voz de Dios.
La Biblia dice:
Salmos 37:5 Encomienda a Jehová tu camino,
Y confía en él; y él hará.
Dios les bendiga.